Inicio » Humanidades » Religión Y Creencias » Otras Religiones » Religiones Y Mitologías Antiguas » El caballo en la antigua Iberia. Estudios sobre équidos en la Edad del Hierro.

¡TE LO BUSCAMOS!
Si estás buscando este libro y no tiene stock, nosotros lo buscamos por ti sin coste adicional.
Sólo tienes que dejarnos tu email, nosotros nos pondremos en contacto contigo en cuanto lo localicemos.

¡Búscamelo!


No te preocupes, únicamente nos pondremos en contacto contigo para avisarte cuando dispongamos del libro. En ningún caso tu mail será cedido a terceros, ni te enviaremos publicidad o spam.
Ficha
Portada del libro El caballo en la antigua Iberia. Estudios sobre équidos en la Edad del Hierro.
- 5% dto.

  • 40,00 Eur
  • 38,00 Eur

  • * Envío gratuito en Península.


  • No disponible
    • -


    • Unidad(es)

    Caracteristicas

  • Páginas: 256
  • Formato: 30x21 cm
  • Idioma: Castellano.
  • Encuadernación: Libro en otro formato.
  • Editorial: R. ACAD. HISTORIA
  • El caballo en la antigua Iberia. Estudios sobre équidos en la Edad del Hierro.

  • 9788495983206
  • Autores: Fernando Quesada Sanz [Autor], Mar Zamora Merchán [Autor]

  • Y la tercera opción, la cual consideré podría tratarse de una comida sólida, sería, unas finas lonchitas de jamón dulce arrolladito, y que al morderlo, y a modo de sorpresa, nos encontráramos, con unos copitos de delicioso queso de cabra. ¡Um qué rico! ¡Um qué rica, tiene que estar la comida sólida! Me dije. Sólo de pensarlo, se me estaba haciendo la boca agua. Y, como acto reflejo, casi sin darme cuenta, acabé relamiéndome los bigotillos. Y es que no había para menos, ya que todos estos suculentos y apetitosos platos se presentaban en mi imaginación, con un muy buen aspecto, y sin duda alguna, pensé, tendrían aún mucho mejor sabor. De repente, se abrió lentamente la puerta, y apareció El Hombre. En una mano portaba un sencillito plato de barro, y en la otra venía sosteniendo una especie de cuenco. ¡Huy! ¡Huy! ¡Huy...! No quería ser pájaro de mal agüero, mejor dicho, gato de mal agüero, pero aquellos dos recipientes me daban a mí, muy, pero, que muy mala espina. Por cierto, hablando de espinas, ninguno de esos dos platos me olía ni a sardinitas fresquitas, ni a pechuguitas doraditas, y mucho menos a rollitos de jamón dulce, rellenos con sorpresitas de queso de cabra. El Hombre dispuso ambos platos en el suelo, muy bien colocaditos, uno justo al lado del otro, y me dijo: —Bueno, Miau, ésta va a ser tu nueva comida a partir de hoy. Se llama pienso. Es lo más recomendable y lo mejor que puedes comer. En él, encontrará tu organismo, todos los nutrientes necesarios para que el día de mañana te conviertas en un gato fuerte, sano, robusto y vigoroso. Y esto otro que ves en este recipiente es agua, necesitarás beber mucha y a menudo, puesto que es muy sana, saludable y natural. Y ya sin dar muchas más explicaciones, y dándome una palmadita en la cabeza como conformándome, desapareció por la misma puerta por la cual había entrado, dejándome allí, solo ante el peligro. (...)
  • 40,00 Eur
  • 38,00 Eur

  • * Envío gratuito en Península.


  • No disponible
  • -


El libro pertenece a los siguientes catálogos